lunes, 9 de noviembre de 2009

Este domingo


Ayer por la mañana nos dimos una vueltecita por el parque, esta vez se subió a una cosa que da vueltas y se llevó allí jugando un buen rato.


Ya de noche decidieron que Yolanda le contaría un cuento para que se durmiera; pero creo que no dio resultado. De todos modos Yolanda leyó durante un rato, pero había muchas más risas que sueño.



3 comentarios:

Isol dijo...

Pablo que lindo es verlo tan bien,ver a tus hijos sonriendo,es algo que me emociona mucho,pero mucho! que alegría tan grande siento!

Anónimo dijo...

Que entrañable es ver a un niño que ha pasado tanto tan bien, riendose y cobijado con su hermana. Y su hermana tiene mucho valor, es muy pequeña y ha tenido que sufrir y crecer de golpe. Ahora les toca volver a disfrutar de su inocencia. Un abrazo enorme para los 4! Carmen

Peter Pantoja Santiago dijo...

...Es la bendición de saber que está bien y lo comparte con su hermana, son momentos que perdurarán para toda la vida!! Peter