domingo, 21 de febrero de 2010

Gritando su nombre


Este jueves pasado no pude ir al colegio porque me levanté indispuesto. Como Raúl iba a ir al cole para celebrar el cumpleaños de una de sus compañeras (la maestra nos insistió en que fuera) y disfrazarse junto a los otros niños (celebraban el carnaval en el cole) lo acompañé al centro.

Hasta para estar indispuesto hay que tener suerte... cuando llegamos al colegio y sus compañeros lo vieron empezaron a gritar su nombre. Se notaba que se alegraban de verlo; además la maestra nos comentaba que preguntan mucho por "el Raúl nuevo".

No se me saltaron las lágrimas de milagro.

3 comentarios:

Peter Pantoja Santiago dijo...

...Es la etapa nueva de la virtud de que el peque se enfrente en su día a día a todo lo que surja con normalidad, así que son momentos gratos para crecer ys e que están creciendo en cada uno de ellos. Nosotros también percibimos la emoción que nos proyectas. Peter

El ave peregrina dijo...

Tienes toda la razón...a veces sin poder...la obligación es la obligación.
Me alegra que Raúl siga bien y que disfrutara de los carnavales junto a su compañeros.

Un abrazo y mejoría.

Lou Perea dijo...

Me has dejado un poco desconcertada. ¿Raúl nopuede ir al cole con regularidad?. Me da un poco de apuro pero me gustaría preguntarte qué tipo de leucemia tiene Raúl, espero que no te moleste.
Besos

Lou