viernes, 7 de agosto de 2009

Necesitaba hacerlo

Cuando fui a la playa hace una semana, nos encontramos con uno de los enfermeros que trabajan en el hospital, nos comentó que había dos nuevos niños con leucemia en el hospital, que uno se había ido a Valencia (porque vivía allí) pero que la otra, una niña pequeña, tenía la linfoblástica.

Ayer fui a conocerla a ella y ha hablar con los padres; me pedía el cuerpo ir a verlos, contarles como está Raúl y, en la medida de lo posible, darles algo de ánimo.

Creo que sirvió de mucho, no solo a los padres, sino a los abuelos de la niña que estaban allí. Ella no quiso ni verme, pero lo entendí perfectamente (después de 14 días de hospital no te apetece ver a desconocidos).

Me sentí bien, creo que era lo que tenía que hacer, me lo pedía el cuerpo (como suele decirse) lo único malo de la visita es que estaba hospitalizado Abdalah (y que sigue regular, ya llevan un año hospitalizados con entradas y salidas...) espero que se vaya mejorando rápido, que hagan lo necesario , que seguro que lo están haciendo, para que se cure.

2 comentarios:

* HADA ISOL dijo...

Hiciste muy bien Pablo al seguir tu corazón y hacer este bien que seguro les ha llevado esperanzas a estos padres y abuelos! eres una gran persona,y sobre todo esta experiencia que has vivido con Raulito te ha dejado mucho como ser humano,Tu hijo puede sentirse muy orgulloso del papá que tiene! un abrazo!

Peter Pantoja Santiago dijo...

...Tu eres un puente, un canal, un oásis para estos padres y aún para aquellos que no han pasado por ello, así que eres un Guerrero cuyas armas han salido del fuego, probadas de corazon con estíma y valía, asi que ustedes se han convertido en la razón de esfuerzo y unidad de lucha para otros, eso es una Misión que vale...

...¡Gracias por ello!

Peter