lunes, 28 de diciembre de 2009

El pantano de los Hurones




Mi amigo Javi estaba antojado con pasar el día por varios pueblos de la sierra. Así que estuvimos en el pantano de los Hurones (que estaba el embalse lleno), en Alcalá... paramos en una venta y los dos "mocacos" se pusieron a romper papel y lo echaban en el cenicero, decían que esa era la comida.


Disfrutamos de un paisaje impresionante, y disfrutamos de nuestros amigos. Poco más se puede pedir.

3 comentarios:

Isol dijo...

Cuando veo a Raul en tus brazos tomo de diemnsi´ñon de lo peque que es,porque como lo admiro tanto por su fortaleza yo lo veo inmenso! como disfruto saber de ustedes,que lindo es verlos,imagino que si los papás que están pasando situaciones como las que ustedes han pasado los vieran se llenarían de espoeranza al ver que se puede! les mando un abrazo enorme! y les deseo que 2010 sea un año excelente para ustedes!

Lou Perea dijo...

Acabo de encontrar tu blog gracias a Lucerito, que dejó un comentario en el mío.
Aún no he leído todas tus vivencias, pero creo que son muy parecidas a las mías. Mi sol, de cuatro años tiene leucemia linfoblástica aguada, se la detectaron el 10 de diciembre del año pasado, sólo dos meses después que a Raúl. Leer tus palabras acerca de cómo tú ibas a casa con tu niña mientras tu mujer se quedaba en el hospital me ha hecho pensar en mi marido, a él le pasaba lo que a tí.
Pásate, si quieres, por mi blog, hablo de muchas cosas, de muchas tonterías, de cocina, de manías, pero tengo un apartado sobre la Leucemia, no es técnico, es sentimental, quizás compartir los miedos nos ayude a todos.
Un beso grande, me tengo que terminar de leer tu blog.

Lou
www.mermeladadeamor.blogspot.com

Peter Pantoja Santiago dijo...

Grandes momentos que han de perdurar para siempre, son los que definen un punto inicial de momentos plenos que les esperan como familia.