martes, 29 de diciembre de 2009

Un comentario


Ayer Raúl no tenía muchas ganas de comer; le dice a la madre que le duele la garganta que no quiere comer más. Marijose le comenta que si le duele mucho que lo lleva al médico.

Raúl inmediatamente contesta "no me lleve a Córdoba". Es curioso la forma en que asocia el médico a Córdoba; además, no tenemos que ir hasta el 13 de enero, pero él lo tiene muy presente.

En ningún momento le hemos dicho que tendría que volver al hospital, que si no come hay que pincharle... ni esas cosas que, en más de una ocasión, se utiliza con los niños para que coman. ¿Curioso verdad?.

3 comentarios:

El ave peregrina dijo...

Los niños son sabios querido amigo y pronto saltan sus reflejos asociándolo todo muy bien.
Eso es bueno.

Un abrazo.

Lou Perea dijo...

Mi hijo tiene un calendario en la cbeza, con mencionarlo una sola vez él se acuerda de que tiene hospital, sólo le preocupa saber si tiene que ir "con desayunar" o "sin desayunar", porque etonces ya sabe si le tienen que sedar o no.
Me alegra ver que te has pasado por mi blog.
Besos

Lou

Peter Pantoja Santiago dijo...

Esa la madurez absoluta que posee.