lunes, 14 de diciembre de 2009

La memoria de Raúl


No comenté que el martes pasado fuimos al hospital de Cádiz para el mantenimiento del port-a cath (por fin veo como se escribe, aunque seguiré poniendo portacá). Estando en la planta vimos a Sole y Paloma, de las que se acordaba perfectamente, de hecho hace poco estuvieron en casa; también se acordó de Manoli, nuestra Karateka, porque nada más verla le dice "hoy traigo los músculos" (para hacer una pelea). Ya sin embargo hubo otra gente de la que no se acordaba, como fue el caso de Pepi, que un día llevó a su nieto al hospital para que jugara con Raúl.

Otro episodio de la memoria de Raúl es que, el sábado, cuando íbamos a recoger a su hermana y a la madre, cogí por el sitio que solía ir cuando lo llevaba a la guardería; entonces me dice "papá, este camino era de la escuela a la que yo iba antes del portacá".

Es curioso los recuerdos y, ya lo comenté, como ha organizado el tiempo a través de la colocación del portacá.

4 comentarios:

El ave peregrina dijo...

Los niños reservan todo en su retina...SON ADORABLES.

Besos.

Peter Pantoja Santiago dijo...

...Esa es la virtud y la compensació a todo el proceso que pasó, una mente madura, clara y bien receptiva.

Un fuerte abrazo Familia y los mejores deseos en estas fiestas, hasta unos dias jeje, me dispongo a hacer maletas que mañana martes algo para Sevilla y luego a Galicia de vacaciones de navidad hasta enero 3.


Me conectare desde el hotel.
Peter

Encarni Moreno dijo...

Qué grande es mi Raulillo,un fuerte abrazo...

Anónimo dijo...

Que curioso, los niños nunca dejarán de sorprendernos...Un abrazo para los cuatro. Carmen