domingo, 12 de julio de 2009

Un honor


Hace unos días recibí un correo de Raissa Darnet (de la Fundación Carreras) donde me pedía que les dejara usar la historia de Raúl, así como algunas imágenes, para explicar la labor de la Fundación.

Por supuesto le contesté que sí, y puedo asegurar que para mí es todo un honor poder ayudar de una u otra manera a la Fundación Carreras. Espero que nuestra historia sirva para conseguir que la gente se conciencie de la importancia de las donaciones (insisto, de todo: órganos, sangre, plaquetas, médula...). Un gesto que, sin duda, nos devolvió a mi hijo y puede salvar otras vidas.

2 comentarios:

* HADA ISOL dijo...

Que bueno! tu granito de arena se hará una montaña! te mando un abrazo inmenso!es un verdadero honor amigo poder hacer que esta experiencia se convierta en algo que pueda ayudar y aliviar a otros,eres una buena persona,ustedes son una familia muy buena,que gusto conocerlos!

Peter Pantoja Santiago dijo...

Son pasos importante que ustedes continuaran en el camino, dejando huellas importantes, ustedes estan siendo de suma importancia en la vida de tantas personas con cada nuevo testimonio y compartir, así que Raúl juega un papel importante en todo esto, es el motor importante, asi que son detalles grandiosos,