miércoles, 3 de junio de 2009

No quiero más alas


Hablando con gente en la consulta me doy cuenta de la suerte que estamos teniendo. Hoy he conocido a un chaval de 25 años que lleva desde los 6 liados con una enfermedad hematológica, a otro que la quimio le está haciendo polvo los huesos...

Para colmo, cuando voy a entrar en el foro de la Fundación Carreras para comentar lo de que Raúl no tiene "quimera completa", me encuentro con que un chaval de 16 años ha "conseguido sus alas de ángel". Ya van unas cuantas desde que estamos pasando por esto, y no solo por la leucemia.

Me he puesto a llorar, Raúl se me ha quedado mirando, con esa mirada sincera, inocente de un niño de 4 años; le he abrazado, igual que hice antes con mi mujer, y me he puesto a llorar. Se quedó un rato conmigo, y luego fue a avisar a la madre, para volver a quedarse a mi lado con esa mirada sincera, inocente de un niño de 4 años.

No quiero más alas, no puedo con otras alas; al menos por un tiempo, que no haya más alas. Necesito una pausa, estoy cansado.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Pablo,gracias por tus palabrs en el foro.
Cómo te entiendo,Dios mío,yo tampoco quiero más alas,que no existan éstas alas,que no haya más para nadie más.Milbesos familia.
-encarni-

celgyna dijo...

Esa es la parte más dura de la enfermedad. Yo desgraciadamente también he conocido luchadores que al final se fueron con sus alas, es muy doloroso, tanto en niños como en adultos. TAnto en foros como aquí en el hospital. Lo lógico seria protegerme y no involucrarme tanto, por mi bien, pero es q no puedo. me siento mejor animando a otros enfermos y compartir experiencias, apoyarnos unos a los otros. Y sobre todo celebrar victorias. Como la vuestras. Me alegro mucho que ya esteis en casa. Raul se ve estupendo y muy fuerte. por cierto me encontré este video, lo mismo lo has visto pero por si acaso ahi lo tienes.
http://videos.elarchivon.com/_youtube/NQavyTpznrw.htm#

saludos

Peter Pantoja Santiago dijo...

Pero aunque la fuerza baje, el corazon se mantiene en pié, y son momentos dificiles parte del proceso, pero mse que no decairan, se que es una pausa para reforzar fuerzas, y que los pies sean mas firmes, no por caminar lento es sinonimo de debilidad, sino de retorno, de génesis, de fe en el camino y en todo lo que resta por delante, un abrazo y se que continuaran reforzando sus fuerzas y su fe en el camino.